Cirugía
de cerebro
No invasiva

¿Qué es

Gamma Knife?

Es una revolucionaria tecnología quirúrgica de origen sueco, no invasiva (sin incisión), especialmente desarrollada para tratar enfermedades cerebrales como alternativa única o complementaria a la cirugía convencional, pero sin los riesgos inherentes, ni complejos procedimientos pre y postoperatorios de la cirugía tradicional. Además y no menos importante, sin los elevados costos asociados a una larga y delicada recuperación inherentes a la cirugía convencional.

Su avanzada tecnología convierte cirugías de altísima complejidad que antes se hacían intratables, en una intervención ambulatoria donde los pacientes son tratados en una única sesión y con un costo hasta un 40% más económico que una intervención quirúrgica tradicional (abierta).

Gracias a su tecnología, Gamma Knife provee un equipamiento evanzado y extensamente utilizado en el mundo para el tratamiento por radiocirugía. A la fecha, más de 600 pacientes han sido tratados en el Centro de Gamma Knife Santiago, devolvíendoles a cada uno de ellos su calidad de vide y entregando en casos críticos, una segunda oportunidad.

Patologías a tratar

Beneficios de Gamma Knife

Cirugía NO invasiva, no
requiere bisturí

No requiere
hospitalización

No requiere suspensión
de actividades laborales

Es ambulatoria

Menor riesgo que una
cirugía convencional

Manor costo que una
cirugía convencional

Proceso del Tratamiento

¿Cómo funciona?

El procedimiento consiste en la administración de 201 haces de rayos gamma, dirigidos con presición milimetríca y dosificación exacta a la zona del cerebro a tratar, a través de un marco esterotáxico (casco), que se fija a la cabeza durante el precedimiento. Esto reduce dramáticamente las probabilidades de afectar zonas colindantes. La intervención es no invasiva, no requiriéndose realizar incisiones en el cráneo o inclusive corte o afeitado de cabello.

Reproducir vídeo

Preguntas Frecuentes

Para la instalación del marco estereotáxico se administra anestesia local para minimizar las molestias; los procedimientos de obtención de imágenes son normalmente indoloros (RNM, TC, Angiografía) y la radiación utilizada no produce sensación alguna en los pacientes.

Depende de la patología tratada. Por ejemplo, los tumores benignos generalmente lo hacen entre 18 y 24 meses. En metástasis cerebrales en un periodo de 2 meses. En neuralgia trigeminal pueden observarse resultados desde las 3 semanas.

Este tipo de tratamiento no induce ninguna radioactividad por lo que una vez terminado usted puede relacionarse normalmente, sin miedo de que pueda ser perjudicial para los que conviven con usted.

Su pelo no va a sufrir ninguna alteración después del tratamiento. Solo en aquellos casos en que la lesión esté muy próxima al cuero cabelludo, puede sufrir una caída del pelo en una pequeña superficie de unos centímetros cuadrados, de la que se recuperará en muy poco tiempo.

En muchos casos (Neurinomas y Meningiomas, por ejemplo) basta con detener su crecimiento para que el objetivo de la Radiocirugía se haya conseguido. El tumor ya inactivo suele reducir su volumen con el tiempo y la presencia de sus restos es compatible con una buena calidad de vida.

En muchos casos (Neurinomas y Meningiomas, por ejemplo) basta con detener su crecimiento para que el objetivo de la Radiocirugía se haya conseguido. El tumor ya inactivo suele reducir su volumen con el tiempo y la presencia de sus restos es compatible con una buena calidad de vida.

Muchos estudios de investigación clínica publicados han demostrado que la Radiocirugía es efectiva como método de tratamiento. El procedimiento es una práctica médica aceptada. El Centro Gamma Knife Santiago ha realizado más de 600 Radiocirugías a la fecha. Si usted tiene una pregunta y no ha encontrado una respuesta satisfactoria en nuestra página Web, por favor, remítanos un e-mail y se la contestaremos personalmente a su correo electrónico.

Cirugía convencionalRadiocirugía
  •  5 a 10 días de estancia hospitalaria
  • Convalecencia de 4 a 6 semanas
  • Procedimiento invasivo
  • Riesgo de hemorragia, infección y otras complicaciones post-operatorias
  • Limitaciones en el acceso de lesiones profundas.
  • Ambulatorio o máximo una noche de estancia hospitalaria, en ambos casos sin complicaciones.
  • Retorno rápido al estilo de vida pre-operatorio.
  • Procedimiento No Invasivo.
  • Mínimos riesgos inmediatos post-operatorios.
  • Buen acceso a cualquier área del cerebro. La precisión sub-milimétrica minimiza dosis al tejido circundante.

El valor de la Radiocirugía Gamma Knife dependerá de la previsión del paciente. Este incluye honorarios médicos, derecho de pabellón, resonancia nuclear magnética, día cama ambulatorio, medicamentos e insumos. También dependerá de si para tratarlo se requiere de una angiografía adicional a la resonancia magnética.

No es posible tratar niños pequeños ya que los huesos del cráneo aún no están consolidados, lo que impide una correcta fijación del marco esterotáxico necesario para el procedimiento.

El riesgo de complicaciones quirúrgicas es muy bajo, ya que no es necesaria la apertura del cráneo y, en la mayoría de los casos, sin anestesia general. La estancia hospitalaria del paciente es normalmente menor de 24 horas, pudiendo reintegrarse a sus actividades cotidianas tan pronto como es egresado del hospital.

El procedimiento de Radiocirugía reduce los costos hospitalarios, al eliminar la rehabilitación y el periodo de convalecencia. Como resultado es muy atractivo para los pacientes, los médicos y las instituciones proveedoras de salud.

Pacientes con desórdenes tumorales benignos y malignos, así como funcionales, han sido tratados exitosamente con Gamma Knife a nivel mundial, y los resultados se pueden comprobar al consultar las diferentes revistas médicas de circulación internacional.

Se toman en cuenta los estudios hechos previamente, imágenes de resonancia magnética, los resultados de anatomía patológica, otros procedimientos terapéuticos y el estado general de salud del paciente así como su edad. Hay pacientes que pueden ser elegibles para el tratamiento con Gamma Knife, aun cuando previamente se les haya operado del cerebro, hayan recibido radiaciones, quimioterapia, o en el caso de Malformaciones Arteriovenosas, que se les hayan practicado procedimientos de embolización. Por lo general, los tumores y las Malformaciones Arteriovenosas, deben ser menores de 3,5 cm de diámetro.

Los pacientes con un riesgo inaceptable para anestesia general y microcirugía abierta. Donde un abordaje microquirúrgico tradicional podría causar un daño neurológico significativo e inaceptable. En pacientes que tienen un tumor recurrente o persistente. En pacientes quienes no pueden recibir radiación convencional adicional. Cuando este tratamiento no invasivo está indicado y es preferido por el paciente sobre otros métodos de tratamiento.

  • Normalmente no hay anestesia general.

  • Es una cirugía sin incisiones.

  • Gastos inferiores a una cirugía cerebral convencional.

  • Más comodidad para el paciente.

  • La capacidad de reanudar actividades normales regulares más pronto.

  • La ausencia de una incisión elimina el riesgo de hemorragia e infección.

  • Es un procedimiento ambulatorio y en pocos casos hay una hospitalización corta, típicamente una estancia de una noche.