Testimonio de Pablo Paredes

Yo desde muy corta edad sufría de dolores de cabeza y jaquecas, igual que muchísimas otras personas, pero nunca imaginé lo que venía detrás de esto.

A comienzos abril del año 2010 cuando empezaba el tercer año medio, y todo transcurría en forma normal, empecé a tener fuertes dolores de cabeza prácticamente todos los días, que casi siempre se pasaban después de un rato. Al pasar el tiempo los dolores fueron aumentando, al punto de tener que ir a urgencias un par de veces. En una de esas oportunidades me hicieron una radiografía para ver que provocaba los dolores, en el resultado se veía una mancha en la zona derecha de mi cabeza y me diagnosticaron sinusitis. Estuve un tiempo con analgésicos y antibióticos, pero estos últimos eran muy fuertes y me produjeron una gastritis, así que dejé de tomarlos. Consultamos con otro médico quien nos pidió un scanner para confirmar si lo que tenía era sinusitis, ya que dijo que no veía nada en la radiografía, y efectivamente, no tenía sinusitis. Seguimos viendo diferentes doctores para descubrir que es lo que tenía, hasta que consultamos con un neurólogo, quien pidió que me hiciera una resonancia magnética para salir de dudas, y los resultados mostraban un tumor de unos 3 x 2 centímetros alojado en el ventrículo derecho.

Enseguida hablamos con un neurocirujano, quien nos dijo que había que operar lo más pronto posible, así que en julio de 2010 viajamos a Santiago a buscar soluciones, sin saber siquiera qué tipo de tumor era el que tenía, y así llegamos al Instituto de Neurocirugía donde me internaron el 12 de julio y me operaron de urgencia el día 13. En el Instituto me realizaron 4 operaciones: la primera para estabilizar tremenda la presión intracraneal que me produjo la hidrocefalia. En una segunda operación me extrajeron el tumor por endoscopía, y determinaron que mi tumor era un Neurocitoma Central, un tumor benigno de lento crecimiento y muy poco frecuente, tanto que hicieron dos biopsias del tumor para asegurarse. Sin embargo, los doctores tuvieron que dejar un remanente debido a que se produjo una hemorragia durante la cirugía y era muy riesgoso sacar el resto, fue de aproximadamente ¼ del tamaño original. Después de esta operación estuve con un drenaje por unas 2 semanas, para extraer todo el líquido cefalorraquídeo y la sangre acumuladas por la hidrocefalia y la hemorragia, con el que prácticamente no podía moverme, ya que tenía que estar en cierta posición para que el líquido saliera por el drenaje y no volviera a mi cerebro.

Finalmente toda la sangre ya había sido drenada, pero mi hidrocefalia no pasaba y yo seguía produciendo más líquido cefalorraquídeo de lo normal, por lo que me hicieron una tercera operación en la que me implantaron una válvula para controlar la hidrocefalia, pero, desafortunadamente, quedó mal puesta (ya que esta cirugía se realiza "al ojo"), lo que me produjo una hemiparesia en el lado izquierdo de mi cuerpo, así que inmediatamente me llevaron al quirófano para dejarla en su lugar.

Luego de estar aproximadamente una semana más en el instituto me dieron de alta el 4 de agosto y volví a Chillán el 12 de agosto, con un tremendo peso menos encima. Allá empecé mi proceso de rehabilitación kinésica y volví al colegio, y logré terminar el tercero medio exitosamente, al mismo tiempo en que seguía con las terapias de rehabilitación.

Todo se veía perfecto, había empezado el cuarto medio y ya estaba completamente recuperado de mi inmovilidad del lado izquierdo, pero vino el primer control desde la cirugía, y ahí fue cuando a través de una resonancia magnética nos llevamos una tremenda sorpresa, el tumor había vuelto a crecer, estaba incluso mayor que cuando me operaron en el Instituto de Neurocirugía, sólo 6 meses atrás.

Las cosas se veían muy mal desde ahí, las opciones que tenía para tratarme de nuevo eran pocas y muy riesgosas. Ya no podían realizarme una endoscopía ya que la válvula controló la hidrocefalia y mi ventrículo se encontraba en su estado normal (en un principio se pudo porque el ventrículo estaba muy dilatado por la presión que causaba la hidrocefalia) así que la única forma de operar era con cirugía abierta, pero era demasiado peligrosa y mi familia no estaba dispuesta a correr tantos riesgos. Nuestra otra opción era un método de radiocirugía llamado CyberKnife, pero sólo se encontraba en Estados Unidos, una posibilidad prácticamente inalcanzable para mi familia.

Era marzo de 2011, ya bastante asustados y desesperados, y puestas nuestras únicas esperanzas en Dios, empezamos a buscar soluciones por todas partes, y fue así como mi hermano encontró en internet la página de Gamma KNIFE Chile. Se veía perfecto, encontramos la radiocirugía, un tratamiento completamente no invasivo, seguro y altamente eficaz, que partía oficialmente en Chile precisamente en marzo de 2011. Sin duda alguna, fue Dios, quien a través de la ciencia nos abrió esta puerta de esperanza.

Mi hermano le mandó un correo a la gente de Gamma Knife explicando mi caso y pidiendo si me podrían examinar. Nos contestaron rápidamente y concertamos una cita para llevarles mis exámenes y analizar mi caso. En un par de semanas estaba decidido, me operaría a través de este procedimiento. Así es como el 30 de marzo llegué a internarme al Hospital Militar de Santiago, y fue realmente impresionante: prácticamente ambulatorio, completamente libre de dolor, muy rápido, sólo una pocas horas, sin necesidad de anestesia y sin ninguna cicatriz. Cuando salí del Centro, al día siguiente de la operación, pensaba en lo que viví en mis operaciones del año 2010, y me parecía un sueño, una fantasía.

Ha pasado prácticamente un año desde esta experiencia, a través de resonancias de control hemos visto como este tumor ha ido desapareciendo, a la fecha, se ha reducido en más de un 85%, lo que me motiva a entregar este testimonio, como una manera de dar a conocer esto a tantos que lo pueden estar necesitando, y también de agradecimiento, primero a Dios, y luego al cuerpo médico del Centro Gamma KNIFE, por estar ahí cuando yo no veía esperanza.

 

Pablo Paredes
Neurocitoma Intraventricular
Chillan, Marzo 2011

 

© Gamma KNIFE Todos los derechos reservados • Mapa del sitio • Powered by Enexum
Volver Arriba